martes, 6 de febrero de 2018

Un plus para la circular La Fregeneda-Vega Terrón-La Fregeneda... 31/01/18.

Hace aproximadamente un año hicimos una de las rutas que más me gustan de Arribes, cuya entrada en el bloggg podéis encontrar aquí. Y acabé el mes de enero de este 2018 repitiendo la marcha con el amigo José Ángel, que no la conocía... A la vista de las fotos del año anterior, uno se percata enseguida de cómo la primera quincena de febrero transforma los campos por estos lares, engalanándolos con un aspecto primaveral que el resto de la provincia tardará aún mucho tiempo en conseguir. En las fotos que subí entonces las flores de los almendros y otros frutales eran protagonistas principales, y este año no hemos visto ni atisbo de éllas...

Aún así, es ésta una marcha que no defrauda en ningún momento, y siempre aporta un aumento de temperatura muy de agradecer en estos días invernales (un lujo, poder caminar en camiseta, a pesar de encontrarnos a finales de enero...).

Lo que me ha llevado a traer de nuevo fotillos de la marcha al blogggg ha sido que en esta ocasión si que nos hemos acercado a Barca d'Alva, y es que el paso por su antigua estación ferroviaria (que a pesar de su abandono a partir de 1988 sigue teniendo mucho encanto) y la degustación de una Superbock o una Sagres al solito portugués a la hora de comer son cositas que no tienen precio... Desde luego, si hay tiempo, son un plus para la ya de por sí preciosa circular, y tenía que contároslo...

Si alguien quiere conocer más sobre la historia ferroviaria de la estación, puede encontrar un interesante artículo aquí.







Siempre me ha resultado curioso ese cartel herrumbroso que marca la separación entre
los dos países, ilegible con el paso del tiempo,en el que parecen haberse escrito ambos
nombres superpuestos, sin poderse apreciar quién se puso encima de quién...




El puente que cruza el Duero ya en territorio portugués, y tras él
el blanco caserío de Valicobo, hacia donde iremos más tarde.


Mad Max en Barca d'Alva...

Muchos pájaros en el camino, con alguna observación curiosa, como la de un verderón serrano,
aunque solo os deje este herrerillo común coincidiendo a la hora de comer con nosotros.

Por un agujerín se veía el aspecto actual de lo que fueron los recintos de la estación.



Vega Terrón y su "prometedor" muelle que pone fin a la navegabilidad
 del Douro,  justo donde pasa a llamarse Duero.







Cerrando el círculo, ya muy cerca de La Fregeneda; empezamos por el Camino del Río,
a la izqda.., y completamos los 21 km. de marcha subiendo por el de la derecha.




La "Fuente romana" de la Fregeneda, muy bien restaurada.

La guardiana de la fuente... no se dejó dar el beso...



martes, 30 de enero de 2018

Paseos matutinos por los alrededores de Béjar: Subida a la Peña de la Cruz y Circular Béjar-Candelario-Garganta del Oso-Béjar. Enero/2018

Tenía muchas ganas de acercarme a Béjar para ver de cerca el manto blanco que habían dejado las nevadas navideñas y el viernes 12 pude hacerlo. Le tocaba a Lucía llevar el coche para ir al curre a la ciudad textil y había que aprovechar la coyuntura, aunque salíamos tarde e iba a disponer tan solo de poco más de tres horas.

Desde la autovía la cosa prometía...



La idea inicial era acercarme también a Peña Negra y regresar a Béjar haciendo una circular por el embalse de Navamuño, pero en tan poco tiempo no era posible y decidí tomarmelo con calma y disfrutar de los pajarinches que se me cruzaran con esos pedazo de prismas que le han traído los Reyes a mi peque y me había ofrecido a la salida...

A Peña Negra podía haberme acercado, pero perdí una de las tapas de éllos nada más salir, y preferí volver antes con la esperanza de recuperarla. Así pues, el camino "de ida" se limitó a un acercamiento a la Peña de la Cruz que, de todas formas, resultó muy "disfrutón" al ir pisando nieve y disfrutar de unas vistas privilegiadas hacia la Sierra y el entorno.

Candelario

Peña Negra ya se deja ver desde el camino poco después de dejar Llano Alto

Desde el mirador de esta Peña, junto a un  bar-refugio, donde llego en tres cuartos de hora, sobre las 11,45 h., las vistas son inmejorables, chocando especialmente la nieve caída sobre la Peña de Francia y la Hastiala, así como los restos de nieve en las cumbres de Valdesangil sobre la ciudad de Béjar.




De regreso a Llano Alto encontraría la tapa perdida y desde allí, pasadas las 12,30 h. enlazaría con el camino que baja al centro de la ciudad que me trae buenos recuerdos, al ser el primer tramo de una marcha preciosa que hemos repetido varias veces y espero traer pronto al bloggggg (parte de la estación de autobuses bejarana y llega hasta Hervás por La Garganta; al acabarla cogemos el autobús de vuelta a Béjar para recuperar los coches...).



Abusando de zoom se intuye la canal de Hermanitos y la cumbre del Torreón.

El camino de bajada a Hervás desde Llano Alto

Este camino, marcado como PR atraviesa al principio un robledal donde van a dejarse ver enseguida varios trepadores azules, mitos, agateadores, pinzones, picos picapinos, herrerillos y carboneros.


Ya cerca del santuario de Ntra. Sra. del Castañar, cerca de las 13 h. me voy a recrear con el comportamiento de un trepador azul que entra y sale de lo que parece un nido abandonado de pico picapinos. En una foto le pillo "pillando cacho"...

Trepador azul "pillando cacho".

Media hora más tarde, después de pajarear un buen rato y visitar la iglesia y las cruces del santuario, desde uno de los miradores sobre la ciudad hago un par de fotos hacia el bonito edificio donde debo llegar en una hora más o menos, el palacio de los Duques de Béjar, Bien de Interés Cultural reconvertido en instituto de Secundaria.


Carboneros comunes

Herrerillo común



De camino hacia allí aún habrá tiempo para algunas jugosas observaciones, destacando la de varios reyezuelos listados que vi muy bien con los prismáticos pero de los que no puedo dejar constancia gráfica por su nerviosismo innato y la mala calidad de las imágenes conseguidas ;-(

Escribano soteño ¿juvenil?
Hembra de escribano soteño


Macho de escribano soteño


Cerca de la estación de autobuses guardo los prismas y me dirijo al Palacio de los Zúñiga atravesando parte del casco histórico.



Sobre las 14,15 h. ya me encuentro en el instituto frente a la amplia plaza mayor bejarana coronada por la sierra con su manto blanco.


Y diez días más tarde de nuevo voy a aprovechar la coyuntura... Desde Monte Mario, en Béjar, voy a llevar a cabo una bonita circular con muchos alicientes como son recorrer el pueblo de Candelario, acercarme a una zona con pozas y pequeñas cascadas en la garganta del Oso, las vistas sobre Sierra y alrededores, y el recorrido, muy arbolado, que habrá que repetir en otoño para disfrutarlo aún más, si cabe...


En esta ocasión disponía de más tiempo, iniciando el recorrido sobre las 9,15 h. y quedando a las 14,30 h. para regresar.

Cerca de Monte Mario enlazo con un PR que conduce hasta Candelario pasando enseguida por el albergue de La Canaleja, gestionado por Caja Duero y con una curiosa escultura junto a su entrada.


El aspecto de la Peña de Francia y la Hastiala era muy distinto al de la foto similar
que podéis ver más arriba, hecha 10 días antes desde la Peña de la Cru

El recorrido sigue un antiguo camino que aún mantiene su empedrado y los muros de piedra que lo rodean en muchas zonas.


De izqda. a drcha destacan las cumbres de la Sierra de Francia y de
las sierras de Quilamas y Linares, sobre el blanco caserío de Béjar.






Tampoco se veía ya rastro de nieve sobre las cumbres de Valdesangil.

Tras una hora de recorrido llego a Candelario, donde encuentro un grupo de gente mayor esperando a un autobús. Y en el trayecto desde la parte baja del pueblo hasta la más alta, donde saldré del mismo por la carretera de Navacarros, apenas encuentro un alma...






Me encanta ver los adornos y grabados hechos 200 años años atrás como
colofón a la construcción de nuevas casas.



Las fuentes y las sonoras "regaderas" que bajan el agua limpia de la sierra
calle abajo le dan un toque especial a Candelario.

Y también esas puertas "antinieve" tan peculiares.







Pasadas las 11 h., aún en el pueblo junto a la carretera de la que os he hablado, me desvío a la derecha por un sendero entre robles que enseguida se convierte en un camino parecido al que me trajo hasta Candelario. En el track que me he bajado, que podéis encontrar aquí, se habla de una antigua plaza de toros cerca del pueblo, que no logro encontrar.


A la izquierda destaca Peña Negra, ya sin nieve, y bajo su cuerda el pueblo de
Candelario. A la derecha Béjar coronada por las cumbres de la Peña de Francia
y la Sierras de Quilama y Linares, ¡ah!, y  la niebla que cubrió Salamanca todo el día...

El camino desemboca en una pista por la que llegaré a la garganta del Oso, no sin antes fotografiar la imagen de Ntra. Sra. de las Nieves coronando la Peña Alaiz, tras la que se esconde la Covatilla...


Tras acercarme a la confluencia de las gargantas del Oso y del Águila para ver varios saltos de agua y pozas que no conocía y tienen que dar mucho juego en verano, sobre las 12,30 h. hago un alto en los Prados Domingos para tomar un tentempié.




Retomo después la ruta que me llevará de nuevo a Monte Mario en hora y media a paso muy tranquilo, regalándome con las buenas vistas y con algunas observaciones ornitológicas a destacar, como la de unos posibles verderones serranos que no se dejaron fotografiar, y otros pajarinches que si lo hicieron...






Ya cerca de Monte Mario encontre esta fuente "moderna" con un curioso
encauzamiento de sus aguas antes de seguir de nuevo ladera abajo...

Reyezuelo sencillo

Agateador común

Herrerillo capuchino